sábado, 31 de octubre de 2015

MINI CAKES DE CALABAZA CON UN SECRETO EN SU INTERIOR PARA EL DÍA MÁS TERRORÍFICO DEL AÑO

Ha llegado el día más terrorífico del año, y yo con él. Justo a tiempo para traeros mi dulce y terrorífica propuesta.

Cada año parece que Halloween está más y más integrado en nuestro país y vemos el movimiento que genera: disfraces, fiestas, campañas, productos… y aunque a mi siempre me ha gustado (como buena fan del producto made in América) he de reconocer que ¡¡no doy caramelos a los niños!! Pero ojo, no porque no quiera eh, pero es que vivo en un ático y ahí como que todavía no ha llegado el furor del ¿¡¡Truco o trato!!?

Así que con esta receta quizás pueda sentirme un poquito mejor pensando que ya que los niños no tocan a mi puerta porque llegarían los pobres con más sed que otra cosa, pues puedo dedicarles esta espectacular receta (y a sus papis que los acompañan disfrazados también).


Es una receta de cosecha e inspiración propia que se me ocurrió hace unas semanas, ya que quería hacer algo con calabaza pero que también llevará chocolate y también queso, y también pistachos. Vamos que quería hacer algo en tamaño mini pero que llevara de todo y ¡¡lo he conseguido!! Y lo mejor de todo es que  ha quedado de escándalo y todos estos ingredientes juntos están DEMASIADO.

No me alargo más que os tiene que dar tiempo a prepararla para vuestra tarde/noche/amanecer “halloweeniano”.


MINI CAKES DE CALABAZA CON CHEESECAKE, PISTACHOS Y GLASEADO DE CHOCOLATE (PARA “MORIRSE”)

-Para hacer la mezcla de cheesecake mezclaremos en un mismo recipiente 110 gramos de queso crema, 3 cucharadas de azúcar blanco, ½ cucharadita de vainilla en pasta y un buen puñado de pistachos triturados. Reservamos.

-Ingredientes para 6 mini cakes:

-65 ml de aceite de girasol
-55 gr de azúcar moreno
-55 gr de azúcar blanco
-1 huevo XL
-1 chrdita de vainilla en pasta (o extracto de vainilla en su defecto)
-120 gr de puré de calabaza
-110 gr de harina de trigo
-1/2 chrdita de levadura química
-1/4 chrdita de bicarbonato
-1/2 chrdita de canela
-1/2 chrdita de nuez moscada

-Preparación:

-Precalentamos el horno a 180ºC el horno y preparamos el molde de las mini cakes (en mi caso he utilizado un  molde de silicona super mono que tiene 6 cavidades exactas. Pero también podéis hornearlos en los moldes que tengáis en casa que más os gusten.

-En un recipiente tamizamos todos los ingredientes secos: harina, bicarbonato, levadura, canela y nuez moscada. Reservamos.

-En un bol batimos bien los dos tipos de azúcar junto con el huevo, el aceite y la vainilla hasta que espume y quede una mezcla blanquita. Una vez la tenemos en su punto, añadimos el puré de calabaza y la integramos en nuestra mezcla. Por último añadimos todos los ingredientes secos y batimos de nuevo hasta obtener una masa lisa y homogénea.

-Rellenamos los moldes hasta la mitad, vertemos una buena cucharada de nuestra mezcla de queso en el centro, y la tapamos de nuevo con más masa de bizcocho. Horneamos de 20-22 min. Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla y desmoldamos para que enfríen por completo.


Para el glaseado de chocolate he utilizado uno de los deliciosos chocolates de Valor de la gama “Postres”que me llegaron a casa hace unas semanas. Exactamente el de la tableta "Chocolate puro" ya que su sabor y calidad es perfecto para esta receta. Para su elaboración derretimos 60 gramos de chocolate Valor puro postres, añadimos azúcar glass y nata. Mezclamos bien con una cuchara hasta conseguir un glaseado suave, cremoso y consistente (en esta ocasión no lo queremos líquido).  Cubrimos nuestras mini cakes con este glaseado de miedo, y espolvoreamos por encima un buen puñado más de pistachos troceados ¡¡que no falten!!

*Aquí no os pongo cantidades exactas ya que los glaseados siempre los hago a ojo dependiendo de para qué los vaya a utilizar. Si los queréis más consistentes sólo hay que añadir más azúcar que nata, y para más líquidos al contrario. Es muy sencillo de hacer y está increíblemente bueno (soy una adicta a los glaseados, lo asumo)*

¡¡Ay que se me olvidaba!! Y unas arañas. ¿Qué os creíais? Aquí no puede faltar detalle, y para nuestros invitados este será el detalle perfecto para una velada fantasmagórica a la vez que deliciosa.

(no os podéis imaginar la increíble fusión de texturas y sabores de estas tartitas)

Ahora a disfrutar del día, y a pasarlo bien tengáis el plan que tengáis, vayáis disfrazados con todo lujo de detalles como si lleváis una araña pegada al hombro a modo de loro. Lo importante es disfrutarlo con la gente correcta.

¡¡Happy Halloween!! Booooooooooooooo…

Dulces besos,


Alicia

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...