lunes, 23 de febrero de 2015

LA VIDA TE DA SORPRESAS, SORPRESAS TE DA LA VIDA: MINI CHEESECAKES DE NUTELLA Y CRUJIENTE DE GALLETA


Hay veces en la vida culinaria/repostera de una bloguera en qué piensas que has probado ya muchísimas cosas, que has comido un poco de aquí y de allá, que aunque queden otras muchas por probar, piensas (sólo a veces) que lo que tenía que sorprendente, quizás ya lo ha hecho, pero ¿acaso esto que estoy diciendo se asemeja aunque sea sólo un poquito a la realidad?

¡¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooo!! ¿Por qué? Porque la receta con la que os quiero hacer salivar hoy os sorprenderá, y no de cualquier forma, no señor. Sino que os va a soprender a lo grande, a lo super grande, a lo gigante.

Por poner un ejemplo...


Hay tres clases (bueno hay alguna más la verdad) de sorpresas, pero en este caso voy a comparar a tres clases de sorpresas para que os hagáis una idea de lo que quiero decir.

-Sorpresa 1: cuando todos tus amigos están organizando una fiesta "sorpresa" para tu cumpleaños, y de repente alguno de ellos se despista, hace algún comentario que te hace sospechar y tú ya sabes que algo se está llevando a cabo en "secreto" para tu día. Y ¡zas! llega el momento de la verdad, y tú como buena amiga te haces la sorprendida al ver sus caritas de felicidad/lo hemos conseguido/no se ha enterado de nada. Pero tu en realidad has actuado un poquito, porque ya sabías que algo había.

-Sorpresa 2: cuando tus amigos están organizando una fiesta sorpresa para tu cumpleaños, lo hacen todo sumamente bien, no te enteras de nada, crean un grupo de whatsapp diferente, pero casualmente te encuentras paseando a esas dos amigas que justo no podían quedar contigo para tomar algo esa misma tarde, pero ellas si han quedado. ¡Aquí ya han sido pilladas...un poquito!! Pero aún así no esperabas una fiesta sorpresa y ni actuas, ni finjes ni nada porque no tenías ni idea.(pero aún puede mejorar la cosa)

-Sorpresa 3: cuando tus amigos están organizando una fiesta SORPRESA para tu cumpleaños. No tienes ni idea de lo que vas a hacer en tu día, porque nadie ha dicho ni lo más mínimo, parece que para ese fin de semana todos tenían planes así que piensas, ya lo celebraré al siguiente. Y de repente, estás en tu casa, te llega un paquete con el vestido que quería desde hacía unos meses, te recoge un coche y te lleva al restaurante que deseabas ir desde que abrieron, hay un reservado sólo para ti, suena tu canción preferida de hace unos años y empiezan a salir todos tus amigos con cara de "esta vez si, no te has enterado de nada monada" y tú eres simplemente la chica más feliz del mundo. Pero de repente tu chico llega por detrás te planta un ramo de rosas y te da un beso más dulce que cualquier tarta del mundo. Esta vez si....¡¡esta es de la que os hablo cuando comáis estas mini cheesecakes de nutella!!



¿Entendéis ya a lo que me refería con una sorpresa a lo grande? Pues es algo así, pero cuchara en boca. Podría describirla más, pero directamente os pongo la receta, y así podréis comprobar el grado de sorpresa que os causa a vosotros. Ahí va:

MINI CHEESECAKES DE NUTELLA Y CRUJIENTE DE GALLETA

-Ingredientes para 6-7 mini cheesecakes (yo las hice en cápsulas de aluminio)

*Para la base y el crujiente:
-7 galletas tipo digestive (en este caso, utilicé galletas de avena...¡riquísimas!)
-Mantequilla con sal derretida 
-1 chrda y media de azúcar moreno

*Para la tarta de queso:
-300 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
-90 gr de azúcar blanco
-1 chrdita de vainilla en pasta (o extracto de vainilla en su defecto)
-1 huevo L
-1 yema
-70 ml de nata para montar
-1 chrda de harina de trigo (tamizada)
-Nutella

*Para decorar: 
-Nutella
-Crujiente de galleta
-Onzas de chocolate con avellanas (yo usé el de la marca Milka que me chifla)

*Preparación: 

-En primer lugar precalentamos el horno a 170ºC, y preparamos nuestros moldes o cápsulas individuales.
-Para hacer la base, trituramos las galletas con ayuda de nuestro robot de cocina. Una vez las tenemos hechas "polvo" añadimos la mantequilla hasta que tengamos una mezcla pastosa y fácil de manejar (yo esto siempre lo hago a ojo hasta que obtengo la consistencia deseada). Una vez tenemos nuestra pasta hecha, pondremos un buen puñadito por cada cápsula o molde y presionaremos con los dedos para dejar una capa de galleta que no pase desapercibida en nuestras tartitas. Metemos los moldes en el congelador, mientras vamos con el siguiente paso.
-Para la tarta de queso, en un bol batiremos juntos todos los ingredientes: queso crema, azúcar, vainilla, huevos, nata y harina. Una vez tengamos una mezcla lisa y homogénea, la dividimos por la mitad. Una parte la dejaremos tal cual, y a la otra vamos a añadirle muuuucha nutella, así sin medida, al gusto. En este paso confío en que sabréis lo que hacer, ¿no? Echar muuucha nutella sin remordimiento alguno. Y cuando ya tenemos este paso listo, llenaremos nuestros moldes alternando masa de vainilla y masa de nutella para que queden unas tartitas deliciosas (no llenamos hasta arriba, dejamos un poquito porque luego en el horno suben, y se nos pueden desbordar).
-Horneamos durante 50 min aprox. y dejamos enfriar encima de la rejilla unos 30 min más. Después las metemos en la nevera 30-45 min antes de desmoldarlas y decorarlas.
*Este paso es muy importante porque si no respetamos los tiempos de espera, nuestras mini cheesecakes pueden romperse en un intento de sacarlas del molde porque aún no han enfriado lo suficiente.
-Pasado este tiempo, las sacamos de los moldes, y las cubrimos con una fina capa de nutella y un buen puñadito de crujiente de galleta por encima que le va a dar un sabor y un toque de lo más increíble (ya veréis). Por último, coronamos con una onza de chocolate para que quede absolutamente irresistible.
*Una vez terminadas, podemos dejarlas en la nevera hasta el día siguiente sin ningún problema. De hecho a mi las tartas de queso me gustan muchísimo más al día siguiente de hacerlas porque han cogido la consistencia perfecta para ser devoradas.


Ya veis que es una receta fácil de hacer, y que queda sumamente cremosa, y crujiente a la vez por ese toque de galletas por encima. He probado muchas tartas de queso con infinidad de ingredientes, pero es que la nutella no tiene competencia alguna. 

Y así alternando los dos tipos de masa: vainilla y nutella, es para chuparse los dedos. Para mi ha sido una de las recetas más difíciles de fotografiar porque sólo quería acabar la sesión para hincarles el diente...y de hecho así fue.

¡¡Ahora os paso a vosotr@s las varillas!! Espero que disfrutéis de esta receta, y cuando la probéis pasaros por aquí y contarme la cara de sopresa que se os queda ¡yo confío en que será la de la 3!

(Hasta si no te gusta la nutella, no podrás resistirte a esta cucharada...¡jurado!)

Dulces besos, 

Alicia

¡¡Os veo en unos días!!

P.D: algo rojo se está cociendo en el horno para la próxima receta...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...